#36

De: мigue

08 09 am

Categoría: photo

Deja un comentario

No miro a los lados cuando cruzo la calzada. Hace bastante tiempo que dejé de hacerlo, supongo que porque acabar incrustado en el parabrisas de un Renault Laguna sería más lo más interesante del día. Hace tiempo que dejé de preocuparme por esas cosas. No siento que vaya a pasarme nada, supongo que me siento un poco invulnerable. Será que estar tan aislado de la gente algunas veces me hace sentirme así. Las palabras ya no duelen mucho, un poco sí, pero no mucho. No me preocupa el cáncer de pulmón, ni las enfermedades hepáticas, no me importa no llegar a los 50, ni siquiera me importa llegar a los 25. Giro entorno a una nada que se prolonga en el tiempo, giro independiente de señales, de silencios incómodos. Giro en torno a una conversación amable y no sentirme un bicho raro por una vez cada 8 o 9 meses. Giro en ilusiones centesimales que me permitan estar tal y como estoy ahora, relajado, en esta cama demasiado grande para una sola persona; llena de libros y revistas que nunca aparto para dormir; fumando un cigarro, ventana entreabierta, escuchando música y pensar que quizá mirar al techo conmigo podría gustarte. Podría gustarte que te hiciese una ensalada de pasta para cenar, y poner el disco de Russian Red. Hace tiempo que espero tu llamada, ya no vivo convaleciente, pesimista y triste después de todos los sueños rotos. Ahora solo giro en torno a nada, esperando una llamada que me lleve lejos de este lugar y que a su vez me permita quedarme aquí, tal y como soy. Espero una pausa en el tiempo, un brillo, una ráfaga fugaz. Otra vez junto a ti. Aunque eso no me lleve a ningún lado. Pero podré decir que viví si alguien me lo preguntase; Que volví a sentir ternura y ganas de proteger a alguien, de ser protegido también. Puede que te de miedo la verdad, que necesites jugar a princesas y moteros en Harley. Puede que no entiendas, que no sientas, que mientas, que quizá tus palabras no sean las más sinceras. No sé… Ni siquiera sé si tengo mucho que ofrecer. Pero por si acaso llevo algo dentro, me gustaría volver a comprobarlo.

No miro a los lados cuando cruzo la calzada. No miro a los lados cuando pienso en ti y sé que podría acabar en el parabrisas de un Renault Laguna. Apenas te conozco, pero podría llegar a hacerlo.

..

Russian Red – Walls are tired

-> Pincha para escuchar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: