De: мigue

05 04 am

Categoría: photo

1 comentario

¡Dios mío! Tengo tanto frío que mi cuerpo ha dejado de formar parte de mí, aunque la cabeza sigue ahí, lo sé porque me duele tantísimo como mil puñaladas intracraneales. Con hueso y todo. Además he dejado de pensar con claridad. No sé el tiempo que ha pasado desde que estoy aquí pero ya ha amanecido. Y tristemente veo este amanecer precioso. ¡Joder! Es la aurora más bonita que haya visto en medio del Atlántico, nunca había visto estos colores tan intensos. Rojos y violetas envuelven todo y le dan forma a los cirros. Escupiendo destellitos entre ellos. ¡¡Pim Pam!! Aunque me cuesta centrarme en apreciar la belleza cromática del cielo y las nubes, y el mar – espejito mágico –  visto desde una montaña cuando una ola me levanta. Me estoy concentrando en agarrarme a este madero. Los brazos están rígidos como si ya fuese el preludio del rigor mortis, o eso asumo. Me agarro como por floración magnética. Supongo que tendré que dar las gracias por cada segundo que he vivido más que el resto de pobres desgraciados que iban conmigo. Por cada sorbito de agua salada que trago sin compasión. Imagino que es tequila. Asocio liquido-salado con el tequila. Algún recuerdo de aquellas vacaciones en Cancún, supongo. ¡Que tonterías me viven en la cabeza joder!

Jamás pensé que esto acabaría así. Tengo esperanza claro, sino la tuviese me dejaría caer y cortaría con esta agonía. Algún barco pesquero verá en este inmenso océano una sopa de tropezones con los restos de un barco con bandera polaca. Claro, porqué no. Hay que ser optimista. Ha habido muchos milagros en la historia de la historia. Que si Jesús, que si Adolf, Josef, George… todos ellos han tenido mucha suerte joder. Porque hay que reconocerlo; han tenido mucha suerte. ¿Por qué no iba a tenerla yo? Que semejantes gilipoyas vayan a ser recordados por los siglos de los siglos no lo consigue cualquiera. ¡Qué suerte cabronazos! Es por algo por lo que algunos malgastamos nuestras vidas entre la depresión y el descojone. Y ellos con tan poquito. O muchito… Quizá debería de borrar a Jesús si alguna vez escribo un libro sobre mi fallecimiento. Bueno, como iba diciendo jamás pensé que acabaría así. A los 24 años en esa época tan gris y anómala de mi vida pensaba que me acabaría suicidando cuando ya no aceptase más fracasos. Pero uno descubre con los años que la vida solo es aprender a aceptar un fracaso tras otro. La vida es fracaso y esperanza. Esperanza y espera. Dejar fluir el fracaso igual que el agua putrefacta que arrastra toda la mierda de la ciudad empapa de dolor las alcantarillas. Así que llega un día que todo eso deja de tener importancia; el ego, la autosuperación, el éxito… solo tiene importancia los primeros 25 años de vida. Los 25 siguientes, por un supuesto lógico, malgastas tu vida y te consuelas diciendo que hay demasiada gente en el mundo, que alguna hará algo bueno. Alguien curará el cáncer por ti, o escribirá el Quijote o se follará a una supermodelo por ti. Así que después del trabajo duermes, ves la televisión, alguna película o algún libro. Aspiras a ser el más rico, el más feliz o el más docto de tus compis de cementerio. De los 25 años a los 31, que es la edad que tengo ahora, siempre que he intentado cruzar dos veces una esquina he olido a azufre quemado.

*El comienzo de un relato que no acabaré nunca.

Wasting time… and broken dreams

The Black Keys – These Days

<- Pincha para escuchar

Anuncios

Un comentario el “”

  1. Nunca el tiempo es perdido, comentan por ahí.
    Y no me apetece decirlo, pero me gusta el texto.Qué facilidad tienes para que te salgan las palabras.
    Y la foto también me gusta.Un montón =)
    (Y la canción, claro)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: